FacebookTwitter

Siempre hay un gilipollas

El erizo Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Siempre hay un gilipollas.
No importa tu disposición
Para afrontar, o incluso disfrutar
El día que los dioses te conceden
Porque siempre hay un gilipollas:
Que te retiren la mirada.
Una mala cara por nada.
Una observación mediocre.
Una indirecta de mal gusto.
Ignorar tu saludo a conciencia.
Pagar contigo el mal polvo de ayer.
Mil sonrisas que dicen “Tu puta madre”.
Mil sonrisas que dicen “Me das igual, chico”.
Hablarte mal porque “Es que me encuentro mal”.
Hablarte mal porque “Es que no te entendía lo que decías”.
Una sugerencia que se podría haber hecho con tacto y en voz baja.
Una respuesta brusca por lo que no debería haber sido un malentendido.
Así es como nos aplasta a diario el zapato de este mundo que hemos creado.
 

1 Desvarío

  1. El erizo El erizo

    3 septiembre, 2014

    Contesta

    Un flechazo instantáneo: la púa y la audio-púa no pueden vivir ya la una sin la otra.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Antoine J Rois entrega en persona a Yolanda Pinto un ejemplar firmado - […] premio por su lectura e interpretación de la púa de El Tormento del Erizo que por título lleva “Siempre…

Escribe un desvarío sobre esta púa

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de galletitas

La web de El Tormento del erizo utiliza galletitas para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Tanto si ACEPTA como si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas galletitas (cookies) y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR