FacebookTwitter

el Libro

el erizo de Portimâo: el comienzo

21 de Febrero de 2009

el libro de el tormento del erizo - comienzo en portimaoUna tarde de febrero, al sur de Portugal, se presentó ante mis pies un erizo un tanto taciturno y moribundo. Sin pensarlo cogí agua y tomate y se lo serví en el único recipiente que tenía a mano: un cenicero. El erizo recobró fuerzas, se reanimó en cuestión de segundos y por un instante volvió a ser el mismo de siempre; agachó sus púas y se dejó querer.

Al rato se acercó una chavala un tanto pija, seguramente socia de alguna O.N.G. prima-hermana de Greenpeace. Por sus raros movimientos de ojos al hablar, se me infundió la idea de que se trataba de la típica persona que pone fotos de osos pandas en su facebook y luego encierra a su perro horas y horas mientras va de compras con las amigas. Me soltó la riña alimenticia. Decía que tendría que haberle dado insectos. Huí de allí despavorido y horrorizado por la conducta de aquella ¿humana? dejando tras de mí numerosos insultos y nombres de bichos, que en portugués sonaban todos igual.

Y durante la noche una pesadilla que no cesaba, que no me dejaba conciliar el sueño. Y en ella, aquel erizo camino del bosque, por la carretera, mirando fijamente a la luz de los faros de un coche que se aproximaba mientras la pija, con un libro en las manos titulado Qué comen los erizos me miraba y se reía haciéndome sentir mal.
Al amanecer juré que nunca más sería dueño de la vida de nada ni de nadie. Aquella mañana nació la idea de darle forma a este libro. Y me volví erizo.

vino y tomate: la tasca de Brujas

invierno de 2010

el libro de el tormento del erizo - la reunión en brujasUna noche de lluvia, fría y húmeda, se sentaron tres viejos amigos a beber vino en una sobria tasca de la ciudad de Brujas, antro al que poco tiempo después bautizaron como “la madriguera“. Uno de ellos tenía una historia que contarles. Más bien se trataba de una pesadilla, una que iba de inseguridades, de miedos irracionales sobre el paso del tiempo, de recuerdos mal enterrados, y de erizos. Tras el último chasquido de sus labios se hizo el silencio, y tras el silencio llegó algo de luz sobre aquella noche oscura, pues aquellos tres amigos se sintieron rápidamente identificados con aquel animalillo que usaba púas para defenderse de todo aquello que le causaba pánico.
Aquella noche los tres erizos bebieron vino y comieron tomate. Aquella noche cada uno de ellos prometió guardar cada fragmento de su propio tormento y unirlos todos en una misma caja, en un mismo libro. En el Tormento del erizo.

el libro: primera edición

21 de Marzo de 2012

el_libro_el_tormento_del_erizo_presentacion_“Llevas toda tu vida con los sentimientos al descubierto, emanando un olor de efusivo afecto perceptible desde muy lejos que te convierte en un blanco fácil para las titiriteras más inicuas de tu entorno. Y cuando te das cuenta ya estás siendo víctima de sus silenciosos ataques que te empujan a sus sucias redes tejidas de mentiras y engañosas cuerdas de vicioso aguijón. Y una noche la herida es demasiado grande para ocultarla y los recuerdos se aproximan como un dedo al centro de la llaga, como gotas de sangre salada que pintan la acera de óxido carmín dejando tu rastro al descubierto. Ya sólo te queda una opción. Bajo el manto de afiladas espinas yace escondido tu cuerpo moribundo, carretera arriba, por el oscuro bosque, y detrás… el Tormento.”
Con aquella sinopsis se presentó al público la primera edición de El Tormento del erizo. No sólo pasó a ser el libro más vendido en aquella pequeña feria ambulante de El Puerto de Santa María, sino que además, aquellos días, la ciudad se vistió y adornó de erizos. Las calles, los bares, las panaderías… avisaban de que el 21-4-12 iba a ocurrir algo en aquella plaza. Y en los carteles sólo una fecha y un erizo. La firma de libros fue un evento agradable en el que todos pudimos disfrutar y beber vino. Faltó el tomate, y algo quedó en el aire…

el libro: edición definitiva

desde aquella tarde que faltó el tomate hasta la primavera de 2014

el libro de el tormento del erizo - edición definitivaAlgo quedaba en el aire. Teníamos la caja de tormentos bien guardada, pero la tormenta no cesaba. Algo faltaba. Cada día llovía la horrible idea de que aquel pequeño libro podría ser el primer tomo de una inmensa colección de miedos. Cuando acababas de leer el libro, otra vez estabas al principio. Siempre en el penúltimo asalto. Como un círculo sin fin.
Y al abrir los cajones de casa, advertimos que habíamos dejado al fondo olvidados algunos terrores que permanecían un tanto escondidos. Faltaban púas por salir. Había sitio en la caja. El libro no estaba acabado.
Y esta vez no tuvimos que volver a aquel antro de Brujas, tan sólo dejar los cajones bien vacíos. Todo y nada está hoy en el libro. En esas púas. Y por eso esta versión definitiva. Para que a partir de ahora, cada vez que sobrevuele un tormento, que sepan todos que en un mismo libro están ya todos escritos. Para no tener que volver a vivirlos desde cero, para que sepan todos que al final de la carretera hay luz. Tal vez este libro no te sirva para nada o tal vez te ayude a distinguir esa luz buscada de la temida luz de los faros del coche. Después de todo, sólo nosotros somos dueños de nuestra vida. Relaja las púas, que el tormento del erizo ya ¿ha pasado?

El libro: ¿cómo surgió?

Sinopsis

“Los autores, Charles Romarin, Antoine J. Rois y Juan Pedro Sioen se cruzaron una noche de invierno en la ciudad de Brujas, Bélgica, en un antro al que poco tiempo después bautizaron como “la madriguera”. Del resultado de aquellas largas noches de conversaciones nos llega esta atrevida obra compuesta de afilados relatos y poemas lúgubres. La génesis de estos textos está en el desencanto de intentar vivir en el presente con el pasado a cuestas, con la vista en un futuro aún menos esperanzador. Su carácter en parte ficticio y universal, nos transmite siempre un mensaje claro y directo que aborda asuntos como las relaciones interpersonales o el horror de la vida moderna, intentando crear dogmas y dejando un recado a veces doloroso en todos ellos; un puñado de púas que te adentrarán en la oscuridad del bosque, en un túnel unidireccional a un destino desfigurado por los recuerdos y el descontrol.”

Uso de galletitas

La web de El Tormento del erizo utiliza galletitas para que usted tenga una mejor experiencia como usuario. Tanto si ACEPTA como si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas galletitas (cookies) y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR